EXPERIENCIA (Romanos 2: 4)

Dios quiere que sintamos el gozo que viene de conocerlo como nuestro Salvador.

Lee Romanos 2: 4 y Tito 3: 4, 5. La Biblia dice que Dios es amor. ¿Cómo llegamos a conocer este amor? Dios también es bueno, paciente, indulgente y amable. ¿Cómo aprendemos estas cosas acerca de Él también? ¿Por qué es importante que nuestra fe sea más que una idea? ¿Por qué nuestra fe debe ser una experiencia real? Al mismo tiempo, ¿de qué manera puede nuestra experiencia estar en desacuerdo con la Biblia e incluso alejarnos de Dios? 

La experiencia es parte de la vida. La experiencia puede cambiar nuestros sentimientos y pensamientos de una manera poderosa. Nuestras experiencias en la vida pueden cambiar la forma en que nos sentimos acerca de Dios y otras personas. Dios nos hizo especiales de esa manera. Dios quiere que nos sintamos cercanos a las personas que Él trae a nuestras vidas. Dios también quiere que veamos la belleza en el arte, la música y la naturaleza. Dios quiere que sintamos el gozo que viene de conocerlo como nuestro Salvador. Él quiere que confiemos en el poder de sus promesas bíblicas para nosotros. Nuestra religión y fe son más que simples enseñanzas y decisiones. Nuestra fe también es experiencia. La experiencia puede cambiar la forma en que pensamos acerca de Dios y cómo entendemos la Biblia. Pero también necesitamos ver que nuestra experiencia tiene límites. La experiencia no puede ayudarnos completamente a conocer o comprender el plan de Dios para nuestras vidas. 

¿Qué advertencia ves en 2 Corintios 11: 1–3? ¿Qué nos dice esta advertencia sobre por qué no siempre podemos confiar en nuestras experiencias para mostrarnos la verdad? 

La experiencia nos puede engañar. Nuestros sentimientos pueden mentir. Entonces, necesitamos verificar nuestra experiencia con la Biblia. A veces podemos querer hacer algo que la Biblia dice que está mal. Es entonces cuando necesitamos confiar en la Biblia más que en nuestra experiencia y en lo que queremos hacer. Siempre debemos tener cuidado. Debemos asegurarnos de que nuestra experiencia concuerde con la Biblia. Lo que queremos nunca debe ir en contra de las enseñanzas bíblicas. 

Nuestra fe incluye el amor a Dios y el amor a otras personas (lea Marcos 12: 28–31). Estos mandamientos nos muestran que nuestra experiencia en la vida es importante. Pero, ¿por qué nuestra experiencia debe estar siempre de acuerdo con la verdad bíblica?

Comentarios

¡Le invitamos a compartir sus ideas con nosotros en los comentarios!

Archivo

Formulario de contacto

Enviar