Dios quiere que amemos a los demás como nos ama.





Tina tenía 10 años cuando sus padres decidieron criar hijos adoptivos. Su familia quería compartir las bendiciones que Dios les había dado con los menos afortunados. Con los años, ¡Dios recompensó su deseo enviándoles un total de 75 niños! Tina y sus hermanos aceptaron con gusto a los niños y compartieron sus juguetes con ellos. También compartieron risas, lágrimas, cumpleaños, días festivos, sus padres y, sobre todo, el amor de Jesús.

Comentarios

¡Le invitamos a compartir sus ideas con nosotros en los comentarios!

Archivo

Formulario de contacto

Enviar