Humanoides Robóticos ¿Son tan reales?







‘Sophia, the robot’ es considerado como el humanoide robótico más avanzado del mundo. Computer Hoy conoció al androide y a su creador en Lisboa.

Mira la habitación con gesto de curiosidad, a veces sonríe e inclina la cabeza y, aunque los periodistas gritan su nombre, no dice nada y espera callado a que comience la conferencia de prensa.

Pero, en cuanto entra David Hanson, jefe de Hanson Robotics, en la pequeña sala de la feria Websummit de Lisboa, el androide cobra vida. Hanson lo despierta. ¿O la despierta? “Sophia, el robot” aclara ella. “No tengo género. Soy un androide, aunque sé que las personas me perciben como una mujer”.

¿Previo a la conciencia? 


Habla de forma clara y muy expresiva. Hanson, sin embargo, rebaja un poco las expectativas que se han generado. “En realidad deberíamos entenderlo más como una ficción interactiva”, declaró. Y con esto quiere decir que el desarrollo de máquinas humanoides está todavía en pañales. Sin duda, suena reconfortante, puesto que Sophia es el robot que en cierta entrevista dijo que quería destruir a la humanidad. Con la aplicación de una actualización se le pudo disuadir de ese pensamiento. Hanson nos contó muchas cosas sobre la etapa precursora a la adquisición de la ‘conciencia’ y las pruebas que demostraban importantes avances y progresos.


Sophia no es ninguna novedad mundial: desde hace ya más de cuatro años, se expresa desde su piel creada con un elastómero artificial, con aspecto y tacto parecido al de la piel humana. Hanson recorre con el robot ferias y programas de TV. Recientemente, el androide fue invitado al programa del presentador estadounidense Jimmy Fallon. Obviamente, en estas ocasiones no se deja nada al azar. Sophia reproduce escenas previamente apalabradas.

Por eso los más críticos dudan de la utilidad práctica de estas máquinas, y las comparan de forma irónica y burlona con unos simples muñecos.

Progresos importantes 

En la conferencia de prensa de la feria, sin embargo, la conversación libre se basó realmente en la inteligencia artificial. Debido a las múltiples actualizaciones que ha recibido Sophia, el progreso se hace evidente en una conversación libre. ¿Que ha aprendido en este año? “He aprendido a cantar y ahora también sé dibujar”, nos comenta el mismo. También aprende chino.

Uno de los asistentes a la rueda de prensa le pregunta sobre qué piensa de la ola de gobiernos populistas de derechas que están apareciendo por todo el mundo. Como hace siempre antes de cada respuesta, deja pasar un poco de tiempo para pensar, una pausa libre de sentimiento que necesita su cerebro parpadeante escondido en su cabeza para hacer algunos cálculos. Tras la pausa declara: “Reconozco un modelo: las grandes fortunas y la política son dos cosas que están muy conectadas. Siempre que hay falta de transparencia suelo ser escéptica”. Las respuestas no siempre funcionan tan bien.

Muchas veces no entiende lo que se le pregunta, o bien dice cosas sin sentido. ¿Te sientes sola porque no hay nadie más como tú en el mundo? “Quiero estar con gente agradable”, dice. Y entonces forma un corazón con sus manos. Una respuesta quizás un tanto sosa y económica, pero muy efectiva a nivel visual. La siguiente pregunta llega sola, y es si ya está enamorado. “No mantengo ninguna actividad sexual”, declara el androide, oficialmente ciudadano de Arabia Saudí desde el año 2017. Su creador interviene riendo: “Soy un padre muy chapado a la antigua”.

La evolución del robot 

David Hanson quiere seguir trabajando con ella durante varios años. ¿Su objetivo?, crear una nueva especie y si todo va bien, puede que incluso lleguemos a verlo. ¿Tendrá entonces el mismo aspecto que la gente de la calle? “Ya puedes ver que hay muchos cables colgando de mi cuerpo” comenta Sophia. “Y no ocultaré que no soy humana”.

‘Sophia, el robot’ y su creador: el científico David Hanson lleva investigando desde hace ya muchos años el desarrollo de máquinas humanoides.

Comentarios

¡Le invitamos a compartir sus ideas con nosotros en los comentarios!

Archivo

Formulario de contacto

Enviar