ELISEO Y UN NUEVO BEBÉ VARÓN






La lección bíblica de un vistazo

Una bondadosa mujer sunamita le ofrece a Eliseo comida cada vez que éste visita su ciudad. Ella quiere hacer algo más por el profeta Eliseo, de modo que junto con su esposo construyen una habitación para que él se hospede cuando pase por allí. Eliseo se alegra y quiere hacer algo especial por ellos. Su siervo observa que la mujer sunamita no tiene hijo varón y se lo dice a Eliseo. Eliseo le dice que tendrá un hijo varón al año siguiente. Ora, y Dios le da un hijo varón a esta mujer, el hijo que ella ha anhelado tener. 

Ésta es una lección acerca de la comunidad 

Los miembros de la familia de Dios siempre están ansiosos de hacer cosas buenas unos por otros. Dios se alegra cuando nos ayudamos mutuamente y cuando oramos unos por otros. Él oirá y contestará nuestras oraciones. Dios es todopoderoso y puede hacer cualquier cosa. Él nos ayudará a ser bondadosos con otros. 

Enriquecimiento para el maestro 

“Por su fidelidad en las cosas pequeñas, Eliseo se estaba preparando para cumplir otros cometidos mayores... Aprendía a servir; y al aprender esto, aprendía también a dar instrucciones y a dirigir. Esto encierra una lección para todos. 

“No es la posesión de talentos magníficos lo que nos habilita para prestar un servicio aceptable, sino el cumplimiento concienzudo de los deberes diarios, el espíritu contento, el interés sincero y sin afectación por el bienestar de los demás. En la suerte más humilde puede hallarse verdadera excelencia. Las tareas más comunes, realizadas con una fidelidad impregnada de amor, son hermosas a la vista de Dios” (Profetas y reyes, pp. 163, 164).










Archivo

Formulario de contacto

Enviar