Salmos 62:5 "Solo en Dios halla descanso mi alma" Versículos Ilustrados





Ten en cuenta, quién es Dios para ti

Si nosotros deberíamos explicarle a alguien, quién es Dios para nosotros, ¿qué le diríamos? A David no le cuesta la respuesta. Él había experimentado a su Dios de múltiples maneras y lo describe así: “de él viene mi salvación. Él solamente es mi roca y mi salvación; es mi refugio, no resbalaré mucho ... En Dios está mi salvación y mi gloria; en Dios está mi roca fuerte, y mi refugio”.

David compara su Dios con una roca, un símbolo de fortaleza, sostén, seguridad y continuidad. Los enemigos comparan a David con una “pared agrietada”, que pronto se derriba. Pero esa visión no es decisiva; lo importante es que David esté anclado firmemente en su Dios. “Él solamente es mi roca y mi salvación; es mi refugio, no resbalaré mucho”. Detrás de esa expresión no se esconde seguridad de sí mismo, sino que irradia una profunda certeza de fe: Dios es mi sostén (Lea Sal. 27:5; 31:2,3; 40:1,2.)

“De él viene mi salvación”. Aquí se declara la angustia, que rodeó a David, pero al mismo tiempo la ayuda ya experimentada. El ruido y la intranquilidad en este mundo son originados en el corazón terrible e irreconciliable del hombre. David había conocido a Dios como aquel que puede curar y sanar. Por eso oraba en otra situación: “Muestra tu maravillosa misericordia, tú que salvas a los que se refugian en tu diestra, de los que se levantan contra ellos” (Sal. 17:7).

Juan Calvino escribió, que las palabras le parecen “como un escudo, que el angustiado le enfrenta al diablo en su extrema situación”. ¿Utilizamos también esa arma de protección de la oración confiada, para que en medio de la tentación y angustia podamos estar amparados y tranquilos? Si nos faltan las palabras propias, podemos también elegir las palabras de David (Lea Sal. 27:1; 59:9,16,17; 71:1-3.)


Alma mía, en Dios solamente reposa,
Porque de él es mi esperanza. 

Salmos 62:5 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Reina-Valera 1960 (RVR1960)
Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Comentarios

¡Le invitamos a compartir sus ideas con nosotros en los comentarios!

Archivo

Formulario de contacto

Enviar