1 Crónicas 16:34 "“¡Dios, recógenos de todas las naciones!”" Versículos Ilustrados




Puede parecer extraño que David concluya este himno con una petición a Dios para que reúna a su pueblo de entre las naciones. Después de todo, ese día marcó un punto culminante en la unidad del pueblo del Antiguo Testamento. Ellos se reunieron en un lugar, unidos bajo un rey, con el propósito de adorar a Dios. No obstante, David vio claramente que esa reunión del pueblo de Dios en Jerusalén no había llevado la promesa de Dios a su cumplimiento final. En este tiempo de sombras y tipos, David reconoció que Dios todavía no había llevado su reino a la consumación final, y tampoco había completado la unificación de su pueblo, la cual iba a ser la obra del otro Rey, Jesucristo. 

Para los primeros lectores del cronista, esta oración habría estado revestida de una nueva urgencia, al considerar que no eran muchos en número y que muy pocos habían respondido al llamado 176 1 Crónicas 16:7-36 de regresar a la tierra prometida. La obra divina de recoger a su pueblo no estaba completa. Nosotros también podemos orar con estas mismas palabras con la misma urgencia. Hemos sido recogidos en la iglesia de Cristo, somos su “pueblo propio” (Tito 2:14). Sin embargo, mientras este mundo exista, todavía habrá más elegidos de Dios que reunir de las naciones incrédulas de este mundo; y Jesús nos ha dado el mandato de reunirlos mediante la proclamación del evangelio. Hay que orar para que Dios realice esto por medio de nosotros y que nos bendiga tanto con el deseo como con los medios para hacer su obra, hay que orar por el día en que todos los pueblos de Dios “de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas” (Apocalipsis 7:9) se unan en el cántico de alabanzas a aquel “que está sentado en el trono, y al Cordero” (Apocalipsis 7:10).

 

34     Aclamad a Jehová, porque él es bueno;
    Porque su misericordia es eterna. 

1 Crónicas 16:34 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Reina-Valera 1960 (RVR1960)
Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Comentarios

¡Le invitamos a compartir sus ideas con nosotros en los comentarios!

Archivo

Formulario de contacto

Enviar