1O de abril - Mi promesa - 365 Vivencias de Jóvenes como tú



1O de abril
Mi promesa

« Todo lo puedo en Cristo, que me fortalece».
Filipenses 4: U, RV95


e UANDO ERA PEQUEÑO ENFERMÉ GRAVEMENTE. 1i do inició con fuertes dolores
de cabeza y, después de haberme realizado los estudios pertinentes, llegó el
temido diagnó tico: un tumor en el cerebro y la nariz. La historia se volvía
a repetir, pues meses atrás un tío había fallecido por la misma causa, la diferencia
ahora era que yo solo tenía ocho años de edad. Mis padres eran de escasos recursos
y no tenían el dinero necesario para tratar mi enfermedad.

En esas circunstancias Dios tocó el corazón de uno de los hermanos de mima-
dre y él proveyó los medios para mi tratamiento, pero los esfuerzos médicos fueron

en vano, y conforme pasaba el tiempo, mi situación empeoraba. Mi madre oraba
varias veces al día, uplicando a Dios que me pusiera a descansar o que me sanara y
me utilizara completamente en su causa .. Cada mañana me decia: «Confía en Dios,
tú eres especial».
Pasó el tiempo y yo no mejoraba, al contrario, llegué a debatirme entre la vida
y la muerte. En esa desesperada siniación mi madre hizo codo lo posible por trasl<1-
darme a la iglesia un sábado, al tiempo que le decía a Dios que me depositaba en
sus manos, que a partir de esos momentos ya no pertenencia más a ella, sino a Dios
mismo y si era su voluntad el recuperarme, le servirla por el resto de mi vida.
Fue allí donde una nueva historia comenzó. Milagrosamente me recuperé y
pocos días después de ese sábado se podía notar mi gran mejoría. Han pasado ya
unos cuantos años, y hoy dedico mi vida a proclamar el nombre de Jesucristo. Tuve
la oportunidad de participar en el proyecto misioner OYIM [Un Año en la Misión,
por sus siglas en inglés) en el año 2016 y gracias a Dios estoy grabando mi primera
producción musical titulada «Mi promesa».

Amigo, no importa cuán grande sea cu problema, si confías en Dios tu vida será transfor-
mada. No te rindas, cuando crees que todo está perdido y que ha llegado el final, Dios abre

nuevas puertas y te da nuevos comienzos. Hoy te invito a aferrarte a esa promesa y a vivir
conforme a ella.

Comentarios

¡Le invitamos a compartir sus ideas con nosotros en los comentarios!

Archivo

Formulario de contacto

Enviar