Vestidos de gracia: La túnica de colores

De los muchos desafíos que afrontó Jacob en sus relaciones familiares, su dolor por la pérdida de su hijo José fue uno de los más fuertes. No obstante, Dios usó esta situación para salvar a muchos durante grandes hambrunas, y también llevó sanidad a la familia de Jacob. El núcleo de toda esta historia comenzó en Génesis 29, con Jacob con sus esposas y concubinas. Un padre, cuatro madres y una docena de hijos entre ellas: no se necesitaba ser profeta para saber de antemano cómo sería esta familia disfuncional y fría. Cuánto mejor habría sido si Jacob hubiera seguido el ejemplo básico del Edén: un esposo y una esposa. Punto. Este era el modelo ideal para todos los hogares, para todos los tiempos. Pero, hemos visto que Dios nos creó como seres libres, y esa libertad incluye la libertad de cometer errores. Tal vez como símbolo de los errores que cometió Jacob, la famosa "túnica de diversos colores" revela cómo un error conduce a otro y a otros, con consecuencias mucho más allá de nuestro control. Cuánto mejor sería, entonces, cortar el pecado cuando es pimpollo, antes de que nos devore a nosotros y a quienes amamos.

Escuela Sabática: Vestidos de gracia: La túnica de colores
"Y amaba Israel a José más que a todos sus hijos, porque lo había tenido en su vejez; y le hizo una túnica de diversos colores" (Gén. 37:3).


Comentarios

¡Le invitamos a compartir sus ideas con nosotros en los comentarios!

Archivo

Formulario de contacto

Enviar